¿Qué gana el SAT al participar en el Buen Fin?

 

El SAT siempre ha dicho que su objetivo al participar en el Buen Fin es promover la facturación electrónica, pero puede que no tenga el efecto esperado.

Fuente:elcontribuyente.mx

El Buen Fin es un programa del gobierno federal que desde el 2011 se lleva a cabo con la finalidad de incrementar las ventas de los negocios participantes, al ofrecer productos a precios bajos.

Desde 2013, el SAT se sumó a esta iniciativa, implementando una lotería fiscal con reembolsos de entre 250 y 10 mil pesos a los ganadores. El único requisito es que la compra se haya hecho con medios electrónicos bancarizados de pago durante el Buen Fin; es decir, con tarjeta de crédito o débito.

Los ganadores, elegidos al azar, recibirán el reembolso de las compras que hayan hecho en los establecimientos participantes, siempre que sean iguales o mayores a 250 pesos.  

El primer año en que el SAT participó, el total de los reembolsos ascendió a 250 millones de pesos, pero a partir de 2014 la bolsa se duplicó, llegando a los 500 millones.

La autoridad fiscal siempre ha sido muy clara respecto a su objetivo  al participar en el Buen Fin: promover el uso de los medios bancarizados de pago para incrementar los niveles de facturación y, por ende, recaudar de forma más eficiente.

Sin embargo, el viernes 5 de octubre el jefe del SAT, Osvaldo Santín, al participar en el lanzamiento del Buen Fin 2018, aseguró que se han hecho pruebas piloto en algunas entidades federativas del país para observar si los niveles de facturación electrónica incrementaron como consecuencia de la lotería fiscal.

Gracias a las pruebas concluyeron que “no necesariamente era el mecanismo ideal para incrementar la emisión de las facturas”. El jefe del SAT señaló que al empezar el sexenio actual se emitían alrededor de 96 CFDI por segundo, mientras que actualmente son más de 200.

A pesar de lo anterior, el SAT también participará en el Buen Fin 2018 con su lotería fiscal.

En 2015 se publicó un decreto con un estímulo fiscal que hace deducibles por concepto de ISR propio o retenido el monto de los premios que los bancos otorguen a sus cuentahabientes. Es decir, quien absorbe el costo de los premios es el fisco.

 

 


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario