Ser Freelance también Genera Obligaciones Fiscales

Este esquema de trabajo que puede brindar flexibilidad al trabajador, también requiere de declaración mensual y anual.

Ser trabajador independiente, por honorarios, o también conocido como freelance, es un esquema de trabajo que cada día crece más en nuestro país.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, realizada por el INEGI, el año pasado se incrementó 4% los trabajadores independientes respecto al mismo periodo del 2017.

Aunque una de las ventajas de este tipo de empleados es su flexibilidad de horarios y control sobre sus tiempos, también deben cumplir con sus obligaciones fiscales, principalmente a unas semanas de que sea abril, mes de la declaración anual de impuestos para las personas físicas.

Si está por comenzar a trabajar bajo ese régimen, o si ya se encuentra bajo este esquema, pero no sabe lo que debe hacer, es importante que esté al tanto de sus obligaciones fiscales para evitar recargos y multas.

¿Qué obligaciones tendrá?

Primero se debe estar registrado, o bien, solicitar el registro como contribuyente y con ello darse de alta en el Servicio de Administración Tributaria (SAT), posteriormente, se debe dar de alta con las actividades económicas que corresponden a su trabajo y tener claras las obligaciones que esto implica respecto a la profesión que desempeña.

El vocero de la plataforma contable Enconta, señalo que, en caso de que el trabajador ya esté dado de alta en el SAT, sólo debe dirigirse a la parte de Actualización de obligaciones fiscales, elegir el nuevo estatus bajo el que tributará y especificar la actividad que desempeñará.

Otra responsabilidad que ser freelance genera es tomar en cuenta que se debe llevar la contabilidad correspondiente al volumen de las operaciones e ingresos que tenga, la cual debe conservar, por lo menos, por cinco años, de forma digital.

El freelance debe emitir una factura por todos los ingresos que genere, por los cuales no existe un límite de documentos para hacerlo, ya que la actividad profesional de cada trabajador puede ser variable.

Adicional a lo anterior, el trabajador independiente también tiene que realizar sus declaraciones informativas, tanto la mensual como la anual, así como sus pagos provisionales mensuales del ISR, del IVA y de su DIOT, los cuales se determinan de acuerdo con sus obligaciones según su actividad profesional.

En caso de que el trabajador no cumpla con algunas de las obligaciones, los especialistas indican que se puede ser acreedor a una multa económica o, incluso, si se persiste, enviarlo a Buró de Crédito, lo que repercutiría en el historial crediticio.

El vocero de Enconta aseguró que, cuando se haya omitido el cumplimiento de alguna obligación fiscal, se recomienda presentar el documento, como es el caso de una declaración omitida o realizar la complementaria de manera voluntaria.

“Cuando no se haya corregido el error, la autoridad hará el requerimiento, añadiendo las multas, sanciones o cargos por actualizaciones. Esto aplica tanto para la presentación de las declaraciones como para la omisión de los pagos mensuales de impuestos”, comentó.

En caso de tener duda, siempre es importante acercarse a especialistas o incluso acudir al SAT para que les ayuden con su situación fiscal.

Fuente; con información de El Economista

 


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados